TR4NSFORMERS: LA ERA DE LA EXTINCIÓN

Por Simon Eyab

Con el subtítulo de La era de la extinción, Michael Bay expuso todo lo que como

director hace rato parece empecinado en llevar a los extremos. En esencia, casi

todo es exactamente lo mismo que en las predecesoras, ya que vuelven a la

carga los Autobots y los Decepticons, aunque en esta oportunidad se meten unos

Dinobots, mientras que los actores de carne y hueso resultan un complemento del

derrotero de estos monstruos de acero.

trans1

El planeta Tierra es otra vez el escenario donde se desenvuelven las batallas, y

los más de 150 minutos de película constituyen una maratón de destrucción. Da la

impresión de que Bay se esmera en no dejar nada en pie porque piensa que de lo

contrario no estaría haciendo un producto de acción.

Transformers 4 podría verse sin diálogos y no pasaría nada, esto debido a los

movimientos acelerados de las cámaras que no permiten observar a detalle las

escenas. Sin embargo, el film ocupa la narrativa irreflexiva de los juegos, las

subtramas falsamente complejas, la superposición de clímax y el goce de recrear

mundos y criaturas imposibles. Es la tiranía digital, tómala o déjala. Bay nunca

engaña. Y muchas veces, ojo, es el primero que se ríe de sí mismo.

XXX TRANSFORMERS-AGE-EXTINCTION-MOV-JY-4659-.JPG A ENT

Los aspectos negativos de esta especie de reboot (filmes donde se baraja de cero

y todo parece comenzar de nuevo) agigantan aún más sus lados positivos, que

van a ser valorados en cuantía sobre todo por quienes van a las salas de cine

para aprovechar la tecnología y entretenerse con las escenas a pura adrenalina.

Y en eso –hay que reconocerlo– Michael Bay sabe trabajar, aunque las subtramas

de la película no aportan demasiado (y son varias), lo que lleva a pensar que si

le hubieran quitado cuarenta minutos a la historia la cosa no hubiera sido muy

distinta. Es de esperar que si la idea de los dueños de la franquicia es seguir

brindando más hilo en el carretel a los Transformers –y todo indica eso– levanten

un poco la puntería en las tramas y combinen mejor el trabajo de los actores con

las imágenes virtuales. Esta cuarta entrega mostró una versión mejorada de los

bichos, y un nuevo elenco que fue desaprovechado.

En resumen: si te gustaron las anteriores entregas, especialmente la última, y

quieres ver un blockbuster bien construido, con acción a raudales, persecuciones,

explosiones, peleas… ¡y Dinosaurios Robot!… esta es tu película del verano, sin

duda. Si eres fan de Michael Bay no saldrás defraudado en absoluto.

Sígueme en Twitter:

@ZONAPREMIERE

Facebook.com/ZonaPremiere

Anuncios